miércoles, 2 de marzo de 2011

Rebeka y Racó

Ayer estuve en Barcelona, esa ciudad repleta de encantos y de la que nunca te apetece irte. Visitaba las instalaciones de una más que interesante empresa "Guerrero Claude" y en ella me sorprendieron gratamente con su empeño por ser los mejores, por ofrecer la mejor calidad a precios competitivos. Descubrí su laboratorio de pruebas, donde jugaban con las Hamilton Beach y preparan con su equipo cocteles, realizando pruebas de una marca recién llegada al mercado pero que sin lugar a dudas revolucionará el mundo de la coctelería. Se trata de Rebeka, una colección de productos para mejorar la vida del mundo de la mixología, una interesante unión de profesionales que sacan al mercado productos como: azúcar con pimienta negra, gratamente sorprendente; piña colada, de increíble sabor y textura; azúcar de coco, toda una revolución para los sentidos, o distintos premix de gran calidad para poder elaborar los mejores cócteles. A comer nos fuimos al Restaurante El Racó, en la pequeña población de Sant Climent de Llobregat, un atractivo espacio que impregna de aromas la pequeña callejuela por la tienes que caminar hasta llegar a sus puertas, el Carrer Poca Farina.  Cuando se llega al número 20 te introduces en ese espacio de marcado carácter tradicional, pero donde se descubre a simple vista que lo que allí te vas a encontrar no es un restaurante de abundantes guisos y bastos platos. Una refinada vajilla, buena cristalería y su joven cocinero paseando por el restaurante da prueba de ello. El festival da comienzo cuando comienzan a desfilar los distintos platos.  Si tenéis la suerte de encontraros con las espectaculares y aromáticas trufas negras no lo dudéis ya que es una mágica experiencia en la que sentireis como por dentro se os revolucionan todos los sentidos, yo tuve la suerte de probarlas en dos platos: Trufa negra, huevos y foie (mas que espectacular) y sobre un trozo de carne perfectamente elaborada. Trabajan con producto de mercado y procuran ofrecerte siempre lo mas fresco. Acompañaron a los anteriores unos Calçots que hicieron de teloneros de las elegantes Alcachofas del país con almejas en salsa verde, muy sabrosas. Estuvo llena de encantos la merluza de Vilanova, en su perfecto estado de cocción. No olvideis probar sus licores de cerezas ya que aunque para muchos sea desconocido en esta zona se dan muy bien, dicen que es el Jerte del norte.